Higiene i mantenimiento
 

En odontología el mejor tratamiento es una buena prevención. Por eso es importante que conozcas las principales técnicas de mantenimiento e higiene dental.

Hay que cepillarse los dientes después de cada comida, y es imprescindible hacerlo por la noche, antes de irse a dormir.

El cepillado debe durar de 3 a 5 minutos para que sea efectivo.
Es preferible un cepillo cómodo, de cabeza pequeña y pelo suave.
Hay que cambiar el cepillo tres o cuatro veces al año, y siempre que el pelo se deforme.
Usa pasta dentífrica garantizada por sanidad y que no sea abrasiva.

 

 

Técnica de cepillado

 

Hay que cepillarse los dientes desplazando el cepillo desde la encía y hacia la punta de los dientes. Se trata de dar un suave masaje sobre la encía y el diente para ir arrastrando los restos de alimento hacia el exterior.


Recuerda que hay que hacer lo mismo en la cara interior de los dientes, con movimientos laterales verticales. La zona de masticación

se cepilla con movimientos

laterales y circulares,

cepillando también la

lengua suavemente para

eliminar las impurezas.

Irrigador bucal

 

El irrigador bucal es como una pequeña ducha. Se aplica un pequeño chorro de agua a presión directamente sobre el diente, consiguiendo una higiene más profunda y eficaz.

 

Cepillo eléctrico

 

Es un cepillo de dientes que vibra suavemente y ayuda con el movimiento necesario para eliminar los restos de alimentos de los dientes.

 

Hilo de seda

 

Es un hilo o una cinta fina que se utiliza para limpiar la pared interdental, donde se acumulan alimentos y donde es imposible acceder con el cepillo.

 

Cepillo lingual

 

Es un cepillo ancho que permite eliminar muy suavemente las impurezas de la lengua.

 

Limpieza de prótesis fijas e implantes
 

En el caso de las prótesis fijas y los implantes es muy importante realizar perfectamente todas las técnicas diarias de higiene bucal.Además, habrá que seguir rigurosamente las visitas periódicas de control y, cuando sea necesario, hacer una limpieza dental en la clínica.
En muchos casos, será necesario complementar el cepillado diario con otras técnicas de higiene dental, como el irrigador bucal, el cepillo eléctrico, el hilo de seda, etc.
Los dientes naturales que conserves deben limpiarse siguiendo las técnicas habituales de higiene diaria, pero la prótesis removible se debe limpiar fuera de la boca.
Cuando la tengas en la mano, procura una limpieza minuciosa en cada uno de sus rincones y asegúrate  de que los productos que utilizas no sean abrasivos.
Recuerda que deberás ajustar tu prótesis periódicamente.